En ocasiones los sueños se hacen realidad y cuando Valentina Sweet le contó a Nacho Vidal que una de sus fantasías era comerse un coñito y que al mismo tiempo se la follasen, él le concedió ese deseo.

Cuando le preguntó si había quedado satisfecha Valentina le contestó que aún tenía otro sueño: follar con un montón de chicos.

Dicho y hecho.