Con Ivana no tenemos la excepción de una mujer que por circunstancias entra en el porno buscando dinero y con las mismas desaparece.

Ivana estaba embarazada de 7 meses cuando se abrió de piernas por primera vez delante de una cámara, y lo hizo porque le encantaba ser el morbo total y ponernos cachondos a todos los que nos van las tías con bombo.

Pero despues de parir, volvió a abrirse de piernas y demostrar que su naturaleza es perfecta, conservando un cuerpázoincreíble y seguir disfrutando de nuevo con las pollas interminables, enormes y duras que le proporciona el porno.

No parpadees, entre miradas, posturas, gemidos y ninfomanía, los minutos que vienen a continuación bien merecen la mejor de las pajas.