¡No se pudo resistir a una mamada de Ainara!

¡No se pudo resistir a una mamada de Ainara!

Estábamos solos en el apartamento de alquiler que nos había dejado, con la música a todo volumen mientras follábamos después de nuestro reencuentro cuando alguien empezó a aporrear la puerta de una forma violenta. El conserje o chico de recepción entró en la habitación,estaba muy nervioso y aunque al principio nos lo tomamos a risa [...]